Café Roma, Palma, 26 de marzo de 2016

Mis tonterías,

Sí alguna vez ocurriera la extraña posibilidad de un combate Beatles v/s Rolling Stones, me alistaría en el ejército de Mick Jagger.
I know, I know, que los Beatles revolucionan el mundo del pop-rock, la armonía, los conciertos masivos, las fans y todo “ESO“… ¡Pero son seres tan ñoños! ¡Un atracón tremendo de SIMPLICIDAD musical!.

Y el que no esté de acuerdo con el speech anterior que eche la vista atrás y recuerde al famoso  SUBMARINO AMARILLO.

11-10-2016-do-no-get-not-satisfaction
En cambio, los Rolling son malotes y psicodélicos, evitan los trajes cursis e ir peinados al “tazón”, dos motivos suficientes para otorgarles más puntos de ventaja.
Además, no existe humano en la tierra capaz de superar las rompedoras contorsiones de Mick Jagger bailando el Satisfaction.

Llegados a este punto deseo aclarar que no soy fan de Mick sino de Ron, y solo porque Ronnie es amigo de Rod Stewart y mi delicado corazón pertenece for ever a la voz rasposa del cantante inglés.
Recuerdo que una vez asistí a un concierto de Rod en Almería, quería sondear la posibilidad de trabajar de Groupie en el mundo del Rock & Roll . Of course, no fui seleccionada por ser incapaz de superar los exámenes finales.

No llevo nada bien eso de dormir a la intemperie cuando hace mal tiempo y soportar las aburridas colas y empujones. Pero, dentro del camerino de la Star conozco a una rubia enorme, una gigante, que encima toca el saxo de cojones y chapurrea algo de español, y como yo chapurreo un poco el inglés, ambas nos entendemos a las mil maravillas.

Desde ese día, mi amiga Penny me invita al cumple de sus hijos en un castillo súper chulo de Gales del Sur y yo le envío postales de navidad coloreadas a mano con tres lápices Faber-Castell.

Anyway, los Rolling ya están en Cuba para dar un concierto filantrópico ante un millón de personas. Un hecho sorprendente porque los Rolling no mueven su gracioso culo sino es por una buena razón económica, digo, filantrópica.

Tampoco considero probable que el gobierno cubano patrocine conciertos masivos de Rock & Roll

11-10-2016-do-not-get-not-satisfaction

¡Uyyyyy! ¡Veis lo malotes que son los Rolling! Es fácil deducir por la nota que Acham Hellman pega en la nevera de MI KITSCH KITCHEN que la asesoría fiscal es una de esas “asesorías” que asesoran a los grandes Súper Yates del mundo.
Y Cuba es la parada ideal de los inmensos cruceros y el puerto de amarre perfecto para los  yates privados.

Justo en la mesa de al lado permanece sentado un chafardero cubano que habla bastante alto mientras explica a todos los presentes en la cafetería que en la población de Pinar del Río han proyectado un Complejo turístico bautizado como Punta Colorada con dos puertos deportivos y 1400 amarres para mega-yates.
Lo dicho, ¡Larga Vida a las Groupies , y al Rock & Roll!

image

Banoffi, el terrible pecado de Café Roma

Por otro lado, un estudio reciente realizado en Dinamarca por un Instituto muy rarito, The Happinness Research Institute, explica que Facebook nos hace sentir solos e irritables, y que incluso obstaculiza la concentración; el estudio concluye diciendo que la clave de la felicidad es algo tan simple como cerrar la sesión de Facebook durante toda una semana.
Mi hermano Juan, un tipo muy cachondo que sostiene sus opiniones de forma tenaz y muy mallorquina, piensa que la felicidad de Facebook es falsa, que el viaje súper chulo de los conocidos guays a las antípodas japonesas resulta ser un caos que terminará en divorcio, la familia perfecta es un plomazo inaguantable plenty of tarados mentales, la media naranja es un pluf pluf más simple que el asa de un cubo, y encima ronca, y que las maravillosas fotografías de los perfiles son unos avatares retocados tres mil cuatrocientas veces por el Photoshop y las Apps de Silicon Valley.
Y Juanete, le respondo entonces ¿Para qué cerrar una sesión de Facebook y dejar de cotillear a los conocidos mentirosos? Sí es algo bastante divertido ¿o no?

image

Patricia y la Señora amabilidad

 

PD: Como el día es perfecto para PECAR  porque el jefe no regresa hasta mañana, opto por cometer el terrible pecado de la Gula.

Patricia, y la señora amabilidad que se sienta justo al lado, me recomienda probar la tarta Banoffi, una exquisitez a base de galletas, plátano, nata, chocolate y dulce de leche. Al final me dejo convencer y decido probar la tarta para mentir y publicar el resultado de mi experimento en Facebook.

Aplazo hasta mañana esa tontería de sentir el terrible Cargo de Conciencia e imaginar una Penitencia.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Trivialidades