Es Fortí, Palma, 11 de mayo de 2016
Mis tonterías,

Esta semana soy un soldado camorrista, bebedor y pendenciero de los de Arturo Pérez-Reverte. Solo busco pelea y decir tacos.
La culpa de mi oscura transformación la tienen Acham Hellman que sigue perdido en el Amazonas buscando al Padre Fortea, Francisco Mangado el arquitecto proyectista del Palacio de Congresos de Palma y Richard Long el artista conceptual del land art británico.

Ayer desayuno con un Diario de Mallorca a mi vera y un especial a dos páginas titulado Un Palacio acabado y sin gestor.
El magazine publica varias fotos del palacio y de toda la madera utilizada para rematarlo y de una sala de exposiciones que es como la T4 y de dos salas que sirven para todo y de un auditorio inmenso donde pueden reunirse todas las comunidades de vecinos de Palma y de una habitación de hotel igual que el apartamento de mi amiga Piluca en Son Vida y del horrendo y minimalista spa del sótano con dos exclusivos chorros de agua y de los inmensos ventanales de vidrio con cámaras de la rehostia pero que nunca se abren para dejar pasar la brisa marina ni tienen unas persianas verdes, de las mallorquinas.
Y también veo la fotografía de una piscina emplazada en la azotea y destinada a los turistas más heavys que quieren torrarse en verano sobre la teka australiana.

WOW, leo que el arquitecto vasco idea el edificio como la prolongación de las murallas de Palma.

No es por llevarle la contraria, que no me gusta, pero visto lo visto, el edificio parece la prolongación de las murallas de Estella, que seguro que son súper bonitas pero que al estar situadas más al norte, el entorno resulta más verde porque llueve mucho y hay menos horas de sol.

Como mi estado anímico tras el copioso desayuno es caldeado y tendente a explotar lo enfrio para no reventar con el agradable paseo mañanero evitando la dirección de la catedral por si las moscas.
A la altura del Marítimo veo a Mario sentado en la terraza tomando un café y un variado de los grandes, y como me ve no puedo despistarme y dar la vuelta por donde vine para ir hacia otro lado y termino sentada a su lado sin demasiadas ganas.
Mario regresa del Dique del Oeste porque de madrugada estuvo pescando dentones con un amigo camarero que trabaja en el Victoria. El tío insiste en mostrarme la prueba del pececidio que es una bolsa de plástico blanca marca Lidl con dos peces deshidratados agonizando dentro.

También explica durante media hora la receta peruana del Denton al Horno que  transcribo y resumo un huevo por si os interesa:

En una bandejita echas un chorrito de aceite de oliva y cortas las patatitas y las distribuyes por el fondo, y después cortas las cebollitas en juliana y las repartes sobre las patatitas y haces lo mismo con varios tomatitos y unos ajitos.

Luego pones el Denton, añades la sal que quieras y ho fiques al forn unos 15 minutos.

PD: El viernes en Arte y Vida en Palma os cuento lo que pasa con Richard Long ¿Os acordáis del Cristo de Borja?

Pues ya veréis, ya…¡es la hostia!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Trivialidades

Tags