Mi Kitsch Kitchen, Palma, 29 de agosto de 2016

Mis tonterías,

Cuando el hombre quiso imitar el andar, creó la rueda, que no se parece en nada a una pierna. Así hizo surrealismo sin saberlo.

Así es como el poeta Guillaume Apollinaire define el concepto de SURREALISMO.

Un colega al que la poli acusa de esconder, con la ayuda de un tal Pablo Picasso, la Gioconda del Louvre.

Cuando el martes 22 de agosto de 1911 las salas del Museo del Louvre se abren al público, una de las paredes del Salón Carré está vacía, empty, blanca y limpia. La famosa Dama napolitana con la sonrisa más friki del mundo, conocida como La Mona Lisa o La Gioconda, no está en su sitio. Es curioso porque hasta ese momento, es decir, hasta el 21 de agosto de 1911, a la dama con la sonrisa más friki del mundo no la conoce ni dios. 

La noticia del robo ocupa las portadas de todos los periódicos y el Museo permanece cerrado una semana. Para investigar el “asuntillo” del robo, ver lo que pasa, y todo eso…

Cuando el martes 29 de agosto el museo abre las puertas de nuevo, bate un récord de visitantes, se amontonan largas colas de seres impacientes deseando ver el hueco dejado por el curioso retrato de la Dama napolitana con la sonrisa más friki del mundo. Es un circo.

29-08-2016-1

Un personaje importante del Surrealismo patrio es John Peter Moore. El capitán inglés que es secretario de Dalí en los años 60. Un gentleman realmente divertido. Un genuino Bon Vivant.

Dos seres, por otro lado, Dalí y el Capitán Moore, obligados a ser amigos íntimos si coinciden en el mismo espacio tiempo; que es lo que sucede, que ambos coinciden en el mismo espacio temporal. El Ego y la Caradura del uno se complementan a la perfección con el Ego y la Caradura del otro.

Entre 1964 y 1972 Moore es el encargado de la gestión internacional de la obra Daliniana, como es lógico tiene conocimiento directo de todos los contratos y proyectos del genio surrealista.

En el año 2004 un juez de Figueras condena al capitán Moore por falsificación de obras y venta de reproducciones no autorizadas del genio ampurdanés. Aunque un mes más tarde la Audiencia de Barcelona le declara incapaz por demencia senil.

¿Eres un afortunado con un Dalí colgado en el salón de su casa? ¿Estás seguro?

Pero ¿Seguro, seguro, seguro?

29-08-2016

 

P.D: Hace algunos years ago me engancho a un serial colombiano llamado Café con aroma de mujer. La culpa es de un puñetero examen.

Quien esté sufriendo una terrible injusticia sabe lo importante que es lograr un “método” para relajarse y llegar vivo al final de la aventura.

Ese es el motivo por el que empiezo a conectar la televisión después de comer. Un enganche súper friki y mega peligroso, lo reconozco.

En poco tiempo mi increíble acento klingon se transforma en un underground colombiano, modifico el Schedule semanal, grabo la teleserie para verla de nuevo antes de cenar tras la partida diaria del Monkey Island, obtener el cristal del Final Fantasy VII y eliminar unos zombies del Resident Evil.

Of course, gracias a la sencilla rutina a base de Teleseries y Computer Games supero el examen.

Consejo gratuito de Acham Hellman:

Por favor, sed comprensivos y cariñosos con vuestro partner. Dejad que disfrute lo que quiera de la nueva Play Station  5. 

Está comprobado cientificamente, por varias universidades súper famosas del Medio Oeste Americano, que los Games son beneficiosos para la salud mental, un ejercicio intelectual magnífico y un Mindfulness súper efectivo.

Además, recordad que cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo.

De nada...

 Separador 0000003

Carolina viaja de Venezuela a Colombia para vender la casa de Cartagena de Indias, dice que prefiere tener la plata en el bolsillo.

Es una mujer incansable. Friolenta. Alegre, guerrera, chiquitina y pizpireta. Una dama con la piel morena. Carolina es negra.

Carolina vive sola con tres gatos.

Si la frontera está cerrada cruzará el barrio por las trochas, caminando por los senderos hasta que la paren las cuerdas. Es el bachaqueo.

Cuando regresas a casa es peor, las alcabalas. El conductor del bus es compinche de la policía, te bajas de la mula y pagas. Nadie se va sin una mordida.

En la guerra estás obligado a sobrevivir como puedas. Pues eso, que no es para tanto. No pasa nada.

Los pasajeros reunen la plata para hacer la vaca. A lo mejor tenemos suerte y no registran.

Carolina reza…

Un cuento de MARIO HUAMÁN

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Trivialidades

Tags