Saratoga, 12 de enero de 2017

Sentarse a escribir el post semanal junto a un periódico con el titular “Trump contra el mundo” es bastante peligroso. Por si las moscas, giro el periódico para evitar el agresivo titular y mantener mi excelente estado Mindfulness.

Sin embargo, la puñetera contraportada es todavía peor, Gallego & Rey construyen su viñeta, a todo color, con la enorme bandera norteamericana y un púlpito, desde donde una caricatura de Donald Trump laza al mundo el siguiente bocadillo: YES, WE MEIN KAMPF.

Encima para rematar el día leo que la CIA afirma que los rusos espian a Donald Trump, que los rusos replican que a ese colega no le espian ni de coña y que Donald Trump, un tipo que no se calla ni debajo del agua, sigue enfadado y enviando espías a la mierda porque dice que a él no le espia ni dios.

Resulta curioso que una de las Vangurdias más importantes del siglo XX sea el CONSTRUCTIVISMO RUSO

Queridos míos, no deberíamos olvidar que gran parte del siglo XX lo escribe la filosofía marxista. Es esa vieja historia de renunciar al ARTE por el ARTE, dejar de producir cosas inútiles, construir una sociedad nueva, elaborar proyectos con el fin de satisfacer las necesidades sociales, rechazar lo decorativo y lo superfluo, y bla bla bla…

Reconozco que cuesta mucho admitirlo pero… el Constructivismo Ruso es el padre de la publicidad y el diseño industrial moderno.

13-01-2017

¿Y en Palma dónde podríamos admirar algo de CONSTRUCTIVISMO?

Pues en la terraza del Museo Es Baluard donde están emplazadas la escultura de acero Carpe Diem II de Eugénio López y la Hillargia de acero cortén de Jorge Oteiza

Eugénio es un asturiano residente en Menorca, un constructivista geométrico. En cambio, Jorge es uno de los máximos exponentes de la escuela vasca de escultura, un constructivista soviético.

13-01-2017-1

P.D: Mi Kitsch Kitchen recomienda a los lectores del blog que sean adictos al cine y a la buena ciencia-ficción, no ver Passengers.

¡Anda! y eso ¿Por qué?

Porque es un pestiño infumable. Tirareis el dinero, y os enfadaréis. La primera mitad es una copia insoportable de Robinson Crusoe y la segunda una reproducción melosa del Titanic. Eso sí, ambos calcos transcurren en una nave espacial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About achamhellman

Descubriendo el Mundo de nuevo, tras un largo descanso

Category

Arte

Tags

,