Mi Kitsch Kitchen, Palma, 30 de enero de 2017

Mis tonterías,

El sábado a las 18: 30 pm me acerco con una amiga al Augusta a ver el documental La llave Dalí de David Fernández

El documental narra la historia de una obra perdida de Dalí y cómo el artista mallorquín Tomeu l´Amo la encuentra en 1989 rebuscando en una tienda de antigüedades y el proceso para lograr autentificarla.

-María Julia ¿Crees que es un Dalí? me pregunta mi amiga al salir del cine.

-Uhm! Querida ¿No te parece una historia demasiado surrealista? le respondo.

El documental es entretenido y ameno, y presenta a un artista adorable con un aire a Paul Newman. Los aplausos del público al finalizar el metraje confirman mi sospecha.

Queridos followers, a estas alturas del partido no deseo ser una terrible spoiler toca pelotas que no consigue cerrar la boca pero, la historia finaliza cuando Nicholas Descharnes rubrica con su firma el documento que autentifica la históricidad del cuadro que Tomeu l´Amo halla en 1989 rebuscando en una tienda de antigüedades. 

30-01-2017

Cuando las llamas casi destruyen el Castillo de Pubol en 1984 el héroe que rescata del fuego al anciano pintor es su secretario y amigo, Robert Descharnes. Es probable que el fuego y la valiente heroicidad del secretario ablandasen el corazón de Dalí porque en 1986 firma un contrato con Robert Descharnes para ceder a la empresa holandesa Demart Pro Art B.V los derechos de propiedad intelectual y comercialización de su obra hasta el 2004.

Pero cuando en enero de 1989 el genio ampurdanés se muere y abren el testamento…

Oh la la!

¡Cachis en la mar!

Dalí ha dejado de heredero universal al Estado Español; el único, a partir de ahora, con derechos de propiedad intelectual, comercialización y beneficios sobre la obra del genio surrealista.

¡Menudo lío!.

En 1994 el Ministerio de Cultura español comunica a Robert Descharnes que su contrato carece de validez y debe abstenerse de realizar cualquier gestión relacionada con la propiedad intelectual de la obra daliniana. Algo más tarde, en el año 2000, la Fundación Gala-Savador Dalí interpone una querella contra Robert Descharnes, presidente de la sociedad holandesa Demart Pro Arte BV, con el conocimiento y autorización del Ministerio de Cultura español que considera al Estado Español un perjudicado. Demart Pro Arte BV decide presentar batalla legal a la Fundación y seguir explotando los derechos de autor en varios países.

Resumiendo el tremendo embrollo daliniano,  la Fundación Gala-Salvador Dalí y el Estado Español no reconocen el contrato firmado por Dalí con Demart Pro Arte BV.

El litigio se radicaliza a lo bestia y acaban demandándose los unos a los otros.

Finalmente, en el 2004, tras años y años de litigio, la empresa Demart Pro Arte B.V se aviene a la demanda planteada por la Fundación Gala-Salvador Dalí y disuelve el Salvador Dalí Pro Arte Trust. La Fundación se convierte en la plena propietaria de la totalidad del capital social de Demart y asume la gestión en régimen de administración única.

El acuerdo también contempla que la Fundación desiste de realizar acciones judiciales contra Demart y que Demart retirará todas las acciones legales iniciadas contra el Estado Español, la Fundación Dalí o terceros en aquellas cuestiones que afectan a la discusión de los derechos de propiedad intelectual o industrial.

Separador 0000003

P.D: Entonces ¿Qué obra de Dalí puede aceptar una casa de subastas para que se subaste en el MERCADO DEL ARTE por miles de millones de euros?

Es fácil. Todas aquellas que aportan un certificado verificado por la Fundación Gala-Salvador Dalí.

Rien de plus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Arte

Tags

,