Mi Kitsch Kitchen, Palma, 6 de marzo de 2017,

Mis tonterías,

 

Con el arte contemporáneo sucede algo curioso, insólito, inusual y raro, a menudo no le entendemos.

Queridos followers, no me refiero a contemplar algo y ver si ese algo nos gusta más o nos gusta menos sino a intentar asimilar, interpretar y juzgar algo y luego decidir si ese algo que intuimos nos hace sentir algo, es decir, si el algo eleva el espíritu.

Uno de los conceptos artísticos más chulos de la segunda mitad del siglo XX, y los diecisiete años que llevamos del XXI es:

Si no entiendes algo, te callas, no lo juzgues.

Como comprenderéis, el concepto ha provocado al MUNDO del ARTE terribles ardores de estómago ya que no permite declarar quienes son los creadores, quiénes los genios, quiénes los impostores y quiénes los estafadores.

¿Cómo entender la obra Ritmo O de Marina Abramovich, la nieta del santo, la hija del héroe nacional serbio, las seis horas delirantes que posa desnuda con 72 objetos punzantes que finalizan cuando un chalado la amenza con el revolver cargado si no vemos la peli Resacón en las Vegas?

¿Cómo entender la obra de Hamish Fulton, el colega que camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina y camina con una libreta y una cámara en ristre around los cinco continentes sin alterar jamás el paisaje si no vemos la pelí Forrest Gump?

¿Cómo entender a la británica Tracey Emin y My bed , una cama sucia donde pasa borracha una semana, después de un aborto, rodeada de botellas de vodka, bragas sucias, condones y colillas si no vemos la peli Trainspotting?

¿Cómo entender al mexicano Gabriel Orozco, el colega que triunfa en la Bienal de Venecia del 93 con la caja de zapatos vacía que cuando le llueven las críticas contesta ofendido al MUNDO del ARTE y de una forma chulesca,  Sí, cualquiera pudo hacerlo, pero yo tuve los huevos  si no vemos una peli de Cantinflas?

Separador 0000003

La semana pasada, sin ir más lejos, un discípulo de Marina Abramovich, el francés Abraham Poincheval, se encierra en una roca dentro del museo Palacio de Tokio de París.

El colega permanece una semana entre dos rocas, sin espacio para moverse, con un poco de agua y alimentos, un conducto para respirar, otro para evacuar los po pos y pi pis, un teléfono móvil para utilizar en caso de necesidad vital, no vaya a palmarla, y una cámara para grabar la chorrada.

168 horas de película. Una movie con un argumento mega sencillo: las penurias de un ermitaño que está encerrado en una roca, una semana, a oscuras, sin moverse, para experimentar “la temporalidad del reino mineral”.

Mi Kitsch Kitchen espera impaciente la proyección del film porque seguro que será una pasada ¿O no?

cropped-16-40-66006921.jpg

P.D: Acham Hellman, el editor de mi Kitsch Kitchen, comunica a la plantilla una new unbelievable:

Aparece un mensaje oculto de Leonardo Da Vinci contra el Papa.

Uép! Però què dius, wey! Exclamaréis sorprendidos

Exactamente lo que estáis leyendo. Un mensaje oculto que ha pasado desapercibido cinco siglos ha sido descubierto por unos expertos italianos. Un perro encadenado que está oculto en el fondo de la composición  de La SEGUNDA versión de la Virgen de las Rocas.

Los italianos insinúan que Leonardo Da Vinci era un colega antisistema con los huevos suficientes para criticar a Alejandro VI, el papa Borgia, el capo de los capos de los capos valencianos.

Mi Kitsch Kitchen no quiere llevar la contraria a los italianos. Dios nos libre, no pretendemos cometer otro tonticidio; pero es posible que los amigos del sur olviden que Leonardo Da Vinci era un tipo MUY espabilado y con MUY mala leche, y la Virgen de las Rocas era un encargo de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, todo mujeres, of course, promotoras que costearon la obra, toca pelotas very beatonas y remilgadas que le hicieron trabajar más de la cuenta, horas extras sin cobrar un duro, solo porque a las rebobas no les gustó la primera versión.

Pero ¡Oye! si los italianos dicen que el perro oculto es un mensaje contra el papa, mi Kitsch Kitchen no añadirá más leña al fuego. Punto en boca. El perro encadenado es un mensaje oculto contra el Papa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Trivialidades

Tags

,