Regent´s Park, Londres, 8 de octubre de 2017

Mis tonterías,

 

Querido lector, existe un concepto artístico increíblemente fascinante:

Las ferias de arte internacionales son súper agotadoras.

En serio, recorrer en cuatro días kilómetros y kilómetros de espacios blancos decorados con mogollón de cosas para descubrir una masterpiece escondida es abrumador, agobiante y hasta diría que un poquito asfixiante.

Colega, el arte contemporáneo más contemporáneo es súper prolífico y mega productivo. Sin embargo, no debería asustarte, ya ha sucedido otras veces y el Arte y la Cultura salieron del bache. Al final solo hay que ir puliendo un poco todo y tener la paciencia suficiente para superar sin volverte loco la fase de gritos y susurros que siempre aparecen cuando un ciclo artístico se agota para dejar paso al siguiente.

Como introducción al post relataré una anécdota curiosa: en lo que va de año MI KITSCH KITCHEN ha conseguido asistir a tres Ferias Internacionales de Arte logrando agenciarse dos pasaportes diferentes que son mogollón de utópicos. El pasaporte The absence of Path que dieron a La Jefa en el Pabellón de Túnez de la Bienal de Venecia el pasado mes de mayo y el pasaporte Antartic World de Lucy+Jorge Orta que me ofrecieron en la Frieze esta semana. Dos conceptos súper semejantes con puestas en escenas parecidas, guardando las distancias, of course.

–¡Ostia, colega! Que visto el uno como que el otro carece de gracia ¿No te parece?

Sin embargo, le daré la razón a La Jefa reconociendo que merece la pena ir a la Frieze de Londres, al menos un año ¡La leche! No te lo vas a creer, pero es la primera vez en mi dilatada carrera profesional que un proyecto consigue ruborizarme estando lejos de casa. La Frieze de Londres logra lo que parecía imposible hace una semana, que olvide el Festival Patschwork de Sitges.

–¡Ostras! ¿A que proyecto se refiere el editor?–pregunta FOC-TEA sacando un pañuelo blanco para sonarse los mocos del bolsillo negro del pantalón negro de Tom Ford.

–No sé, tío, acabo de levantarme–responde el escritor torturado bostezando mientras estira con los pulgares las mangas de la bata pijama amarillolila de los Simpson.

–Estoy escribiendo sobre la nueva sección SEX WORK de la Frieze de Londres comisariada por Alison Gingeras–responde el editor cogiendo la carpeta roja de asuntos pendientes mientras se pone las gafas negras swing de Prada.

Una sección súper feminista y setentera que explora el sexo, la sexualidad, el género, la identidad, los penes, la vagina y la política desde el punto de vista femenino. Sex Work desea demostrar al mundo que las conversaciones sobre qué es el arte feminista se están matizando. Nueve galerías han mostrado a nueve artistas que fueron consideradas demasiado polémicas en su día, tanto para el mundo del arte como para el movimiento feminista, siendo expulsadas de la narrativa de los museos.

Artistas como Betty Tompkins de setenta y dos años, conocida por sus series fotográficas de primeros planos, o Marilyn Minter de sesenta y nueve, que aún continúa animando a las mujeres a recuperar sus propias imágenes sexuales.

“Creo que mis pinturas tienen menos que ver con los llamados porno y más que ver con la libertad” Marylin Minter dixit.

 

IMG_9417

Las galerías Karma Internacional de Zurich y The Box de los Angeles muestran el trabajo de Judith Bernstein. Una confrontación directa entre la desigualdad de género y la injusticia social a base de imágenes sexuales explícitas y de sorprendente impacto.

IMG_9423

En la galería Blum and Poe de los Ángeles expone Penny Slinger, una artista que emplea una estética muy radical inspirada en collages surrealistas. La artista lanza al espectador su propia sexualidad en una serie de fotografías de gran impacto.

IMG_9421

La galería David Lewis de Nueva York muestra la exposición de Mary Beth Edelson; que incluye una serie de fotografías titulada “Woman Rising” (1973-1974) en las que utiliza pintura de gelatina plateada para transformarse en una diosa monstruosa y sagrada. La artista crea las imágenes en base a un arquetipo de mujer poderosa que combate al patriarcado opresor.

IMG_9425

La galería Hubert Winter de Viena exhibe la obra de Birgit Jürgenssen, su trabajo explora el cuerpo femenino, expandiendo su físico e imaginario potencial.

P.D: Querido lector, ser follower de MI KITSCH KITCHEN acarrea dos consecuencias inmediatas e intransferibles: Primera, si has llegado hasta aquí sin que te sobornen, eres un tipo o tipa súper guay y mentalmente mayor de edad, y segunda, pareces observador, es decir, un tipo o tipa súper cool y trendy que sabe diseñar opiniones propias en su cerebro sin necesidad de que otros se las dicten.

Por estas razones, y no otras, hemos considerado mejor que juzgues la sección SEX WORK por ti mismo; para evitar caer en la tentación de crearte un mogollón de rollos raros y prejuicios.

¡Colega! ¿Qué te parece? ¿Arte o Pornografía? ¿Tuvieron razón el Feminismo y los Museos apartando a estas artistas del mainstream artístico de su época?

Separador 0000003

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About achamhellman

Descubriendo el Mundo de nuevo, tras un largo descanso

Category

Frieze London & Frieze Masters