MI KITSCH KITCHEN, Palma, 16 de diciembre de 2017

Mis tonterías,

 

Es cierto; los dioses del Prado están en Mallorca.

50 piezas han aterrizado en CaixaForum Palma, pinturas, esculturas y medallas datadas entre los años centrales del siglo I a.C y finales del siglo XVIII. Una muestra que ofrece una amplia mirada sobre la mitología grecorromana y su representación a lo largo de la historia del arte.

–¡Ostras!–exclama el escritor torturado–¿Los dioses están en Palma? ¿En serio?

–Sí colega–responde el editor torciendo el morro mientras pone los ojos en blanco–los colegas del Olimpo están aquí.

–Habrá que ir a saludarles–dice el exorcista abrochándose la camisa negra de Tom Ford–hay que ser educado.

img_0124

Diana cazadora del taller de Pedro Pablo Rubens junto a un fragmento de un sarcófago romano que representa a Prometeo y Atenea creando al primer hombre Diana era hija de Zeus y hermana gemela del dios Apolo. Igual que Atenea decidió mantenerse virgen y no entregarse a ningún hombre ni dios. Vivía en los bosques acompañada de ninfas y dedicada a la caza.

 

Querido lector,

Te propongo un juego divertido ¿Qué dios prefieres? ¿Zeus o Jupiter? ¿Hermes o Mercurio? ¿Afrodita o Venus? ¿Poseidón o Neptuno?

–¡Me quedo con Zeus!–grita el escritor torturado–es el jefe,  además, llevar un rayo en la mano para aniquilar a tus enemigos cuando te enfadas mola un huevo.

–Que quieres que te diga–responde el exorcista–ese tío no es ejemplo para nadie –dice señalando la foto del dios– un abusón que se pasa los días persiguiendo a las diosas.

–Y a las ninfas y a las mortales y a los efebos.–comenta José Luís consultando la Wikipedia en el MacBook Air de 13″–ese colega es súper liberal.

–El único defecto que tiene es “el mal perder”–dice el editor rascándose el cuerno derecho–todavía recuerdo el día que jugamos al parchís en el Casino de Montecarlo y perdió–explica mientras coge una palmera de chocolate–el colega estaba tan mosqueado que empezó a lanzar rayos y truenos a diestro y siniestro. Dejó el casino hecho un asco.

img_0141

La Caída de Faetón de Jan Carel Van Eyck, cuadro pintado entre 1636-38. Faetón era hijo de Febo,el sol, y la oceánide Climene. No conoció la identidad de su padre hasta llegar a la adolescencia. Entonces se presentó ante él y le pidió que le dejara conducir su carro durante el día. El colega no hizo caso de sus advertencias y…

Los dioses siempre aparecen en los mitos acompañando a todo tipo de seres y criaturas con los que interactúan y de los cuales se sirven para satisfacer sus necesidades o apetencias carnales. Los dioses no se alinean jamás con  los mortales, aunque  tampoco lo hacen en su contra. Son inmortales.

En el mundo mágico también existen deidades menores como las Ninfas que a pesar de ser mortales viven más años que los seres humanos, las Musas que nadie sabe qué son pero si que son tres y viven con el dios Apolo, el colega responsable de las Artes y las Cariátides, otras hijas de Zeus mega colegas de las Musas con las que suelen formar unos coros súper chulos en Carnavales.

Pero colega ¡Ten cuidado! Si algo no admiten los dioses del Olimpo es que les desobedezcas, les lleves la contraria o quieras engañarles. Cuando Diana, la diosa que vive en los bosques rodeada de ninfas a las que exige mantener la pureza y evitar el contacto con el sexo masculino, se enteró de que Calixto se había quedado embarazada de Jupiter se cabreó tanto que la transformó en una osa. Menos mal que Jupiter se apiadó convirtiéndola en una constelación, la Osa Mayor. Y el otro día, cuando Febus pidió a su padre que le dejara conducir el carro y el sol (que esa mañana estaba en modo “padre súper enrollado”) se lo prestó, no sin antes darle algunos consejos para poder manejarlo, ocurrió que el chaval no los puso en práctica, of course, ascendiendo demasiado alto, embarullando las constelaciones y poniendo en peligro las estrellas.  Al final el colega se asustó tanto que hizo lo peor que puede hacer uno cuando pilota súper nervioso, una caída libre en picado que estuvo a punto de quemar a todos los seres vivos del planeta.

–¡Menuda congestión de tráfico lío ese chaval!–exclama el editor–recuerdo que cuando el jefe se enteró de la gamberrada montó en cólera y le fulminó con el rayo.

IMG_0161

El incendio de Troya, Francisco Collantes (Óleo sobre lienzo de la primera mitad del siglo XVII)

Otros personajes fundamentales en los mitos grecorromanos son los Héroes, que a diferencia de los dioses sí que mueren.

Sus orígenes pueden ser diversos: hijos de un dios y una mortal, de una diosa y un mortal o hijos de dos simples mortales. Colega, este tema me parece súper interesante porque si prestas atención puedes llegar a ser un super héroe, eso sí, después de soportar numerosas jugarretas y mogollón de pruebas absurdas ¿Recuerdas los doce trabajos de Hércules? ¿La guerra de Troya?

–Baduadei! La culpa de esa guerra la tuvo una manzana–explica el editor abriendo la carpeta roja de asuntos pendientes–todo empezó cuando la diosa de la discordia se presentó en una boda a la que no había sido invitada y arrojó en la mesa una manzana de oro con la inscripción “para la más bella”

–¿Esa no fue la boda donde conociste a Paris Detroya?–pregunta el exorcista mientras se calza las bikkembergs negras con dos rayas rojas.

–Esa misma–responde el editor quitándose las gafas swing de Prada–verás, acabábamos de terminar el postre cuando entró Eris hecha una furia en el salón Edén de Vallecas donde celebrábamos la boda de Peleo–explica mientras coge la última palmera de chocolate–no te imaginas lo que esa colega pudo echar por la boca:”¡Tío, me has engañado! ¡Eres un cerdo! ¡Voy a matarte! ¡⚡︎⑊♲⚡︎☡☢!…

Separador 0000003

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About achamhellman

Descubriendo el Mundo de nuevo, tras un largo descanso

Category

Arte

Tags