MI KITSCH KITCHEN, Palma, 11 de febrero de 2018

Mis tonterías,

–¡Colegas! La jefa acaba de llamarme, dice que empecemos sin ella, que se retrasa –, comenta el editor de Mi Kitsch Kitchen sentándose en un taburete naranja y cogiendo una palmera de chocolate de la bandeja que le ofrece el CEO.

–¡Anda! ¿Y eso por qué?–, pregunta el exorcista, que deja una caja de bolis BIC rojos encima de la mesa de la cocina mientras el reloj de pared marca las cinco–, qué raro, con lo puntual que siempre es ella…

–Me ha dicho que está superentretenida en el Casal Solleric visitando a los finalistas y el premio Ciutat de Palma Antoni Gelabert de Artes Visuales –, contesta el editor mientras se chupa el dedo indice de la mano derecha.

–¡Ostras!–, exclama José Luis–, ¿Alguien se ha enfadado este año?

–¿Quien tiene que enfadarse?–, pregunta el escritor torturado, que entra en la cocina bostezando vestido con el pijama de los Simpson.

–¿Has hecho la cama?–pregunta el exorcista mientras sirve el café en las tazas de Mickey Mouse–, porque cuando llegue la jefa y se entere de que acabas de levantarte, te hace escribir una crítica. 

IMG_0531

Bel Fullana, Marquinha, 2017- Premio Ciutat de Palma Antoni Gelabert de Artes Visuales.

Querido lector,

La artista mallorquina Bel Fullana es la ganadora del Premio Antoni Gelabert de Artes Visuales 2017, dotado con 12.000 euros, con la obra Marquinha, un lienzo de gran formato que muestra a una mujer salvaje en comunicación con la naturaleza, que convive con los animales en un entorno salvaje, haciendo uso de una estética tropical.

Un trabajo, en opinión del CEO de Mi kitsch kitchen, superirreverente y con mogollón de guasa, donde puede apreciarse a un personaje, que pese a encontrarse en mitad de la selva, adquiere un bronceado superradical. Una tendencia superpeligrosa  que ahora mismo está superdemoda en Brasil.

–¡Los brasileños son la hostia!–exclama el editor abriendo la carpeta roja de asuntos pendientes–colegas, algunos descerebraos toman el sol hasta tres horas al día sin apenas protección olvidando las advertencias de toooodos los médicos del mundo sobre el cáncer de piel solo para que el resto de la humanidad note la diferencia entre la marca del bikini y el resto de su cuerpo.

–¡Es cierto!–exclama el exorcista mientras se ata las bikkembergs negras con dos rayas naranjas–para lograr esa marquinha perfeita, usan cinta aislante o esparadrapo a modo de biquini.

–¡Ostras! A los amigos y amigas, brasileños y brasileñas, se les va a caer la piel a cachitos, y si no al tiempo…–dice José Luis mientras teclea las palabras marquinha y Brasil en el buscador de google.

IMG_0605

Untitled-Félix González-Torres, 1991. Caramelos blancos envueltos individualmente en celofán, provisión infinita. Colección de la Cruz, Miami, Florida (Exposición On Anam, Museo Es Baluard)

Y si eres afortunado, y estas en Mallorca, y te gusta visitar museos y, encima, deseas entender el cómo, cuándo y el por qué del Arte Contemporáneo, y además, te mola contemplar una obra superimportante y supercotizada del Arte Conceptual, te recomiendo acercarte al Es Baluard, porque en el sótano del museo palmesano, formando parte de la expo On Anam, en un rincón algo desapercibido, está la obra Untiltled (portrait of Dad) de Félix González-Torres. 

Félix González-Torres fue un  artista cubano que estuvo muy involucrado en las causas sociales y políticas del hervidero cultural neoyorkino de los años 80. Y, que además, formó parte del Group Material, donde colaboraba para incentivar la educación y el activismo en la sociedad. Su trabajo estuvo profundamente marcado por su vida personal, el artista estaba dotado de una sensibilidad tremenda. Y aunque sus piezas pueden parecerte a primera vista de lo más amable e inofensivas, te equivocas, porque están hablando de temas tan profundos como la muerte, la guerra o el SIDA.

Colega, una de las obras más famosas y valoradas del mercado del arte contemporáneo, por encima del medio millón de dólares, está ahora mismo en el Museo Es Baluard: una montaña de caramelos que pesa lo mismo que el padre del artista antes de morir.

Y…deberías saber que Félix González-Torres invitaba al espectador a llevarse caramelos para que simbólicamente participase en la desaparición de su padre, en el lento proceso que precede a la muerte, en la agonía. Colega, esa pila de caramelos está hablando a gritos sobre la fragilidad de la vida y el duelo por la muerte. No me digas que el concepto no te provoca intensas emociones porque no me lo creo…

Pero ¡Ojo! Para que funcione debes participar ¡Tienes que coger un caramelo envuelto en celofán y llevártelo a casa! Tu acción es supernecesaria para contribuir simbólicamente a la desaparición del padre del artista, al lento proceso que precede a la muerte, a la agonía.

Colega ¿Ya has cogido el caramelo? ¿Y a que narices esperas?

Separador 0000003

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Arte

Tags