MI KITSCH KITCHEN, Palma, 10 de Mayo de 2018

Mis tonterías.

Autentificar una obra de arte tiene miga. A bote pronto parece superfácil, pero no lo es.

Por ejemplo, en los años 90, el comité Pollock-Krasner (encargado de autentificar toooooodas las obras de Jack the Dripper) tuvo que cerrar sus puertas harto de gastarse el money en abogados; varios coleccionistas supercabreados le demandaron porque se negaba a autentificar sus obras de arte. Entre los demandantes estaba Ruth Kligman, la amante de Jackson Pollock.

Al parecer, la viuda del artista se negaba, rotundamente, a autentificar la obra Red, Black and Silver de la amante. Pero no pienses mal… me refiero a suponer que todo fue una venganza cruel por intentar birlarle el marido; lo cierto es que esa obra siempre ha sido muy controvertida.

–Jefa ¿Te das cuenta de lo que tiene ser fan de las pasiones destructivas?–pregunta el editor mientras abre la tabla de planchar y enchufa la Taurus para planchar una camisa blanca de Tom Ford,– que uno siempre acaba a farolazos, como el rosario de la aurora,–sigue diciendo mientras pone el agua en la plancha,–además, que esa colega era una trolera de tomo y lomo ¿No recuerdas como proclamaba a los cuatro vientos que tuvo un flechazo durante años con Andy Warhol?

Querido lector,

Ruth Kligman era una pintora abstracta bastante mediocre superconocida en el mundillo artístico neoyorkino por ser la amante de Jackson Pollock y Willem de Kooning.

En Mi Kitsch Kitchen hemos averiguado la verdad del cotilleo: Andy Warhol no la tragaba.

“Estoy leyendo el libro de Ruth Klingman, Love Affair, en el que cuenta su “relación amorosa” (entre comillas) con Jackson Pollock. Es muy malo. Resulta imposible hacer una película sin reescribir totalmente la historia. Ruth me dijo que quería que yo la produjese y que Jack Nicholson fuese el protagonista. En  el libro, dice algo como: <<Tuve que alejarme de Jackson y me fui lo más lejos posible>>. ¿Y sabes adonde se fue? (risas) A Sag Harbor. El vivía en Springs. ¿Qué distancia hay? ¿Diez kilómetros? Y lo explica como si se hubiera ido al otro lado del mundo. Y luego decía: << Sonó el teléfono. ¿Cómo había podido encontrarme?>> Estoy convencido de que era ella la que llamaba a la gente para darles su número de teléfono por si él preguntaba”.

Extracto de los Diarios de Andy Warhol

–¡Jefa, no te despistes!– chilla el editor, que acaba de quemarse con la plancha–¡Ostras, como quema!–exclama mientras abre el grifo del agua fría para enfriar el dedo–olvida los cotilleos de Warhol, hoy escribes sobre el Orfismo y Sonia Delaunay. 

–¿Qué rayos es eso?–pregunta el escritor torturado, abriendo los ojos como platos –¿otra fiesta ibicenca supermolona para recibir la primavera?

–Pero tío,–dice el exorcista, que está sentado en la mesa de la cocina escribiendo un email a un colega que es capitán de la guardia suiza del Vaticano para solicitarle un pase VIP a los Archivos Secretos–¿Tu crees que estas son horas de levantarse? ¡Mira!–dice agarrándole del brazo y empujándole hasta la ventana–¡Está a punto de ponerse el sol! ¿O es que no ves la luna?–le pregunta señalando la antena parabólica del vecino.

Sonia Delaunay

Sonia Delaunay-Mercado en el Miño (Marché au Minho), 1913. Cera sobre papel. Colección particular.

Querido lector,

No te asustes, que esta semana no vamos a revelarte el final del Péndulo de Foucault, sino otro experimento del mundo del arte: El Orfismo.

En 1913, el poeta Guillaume Apollinaire bautizó con este nombre superchulo una tendencia de la pintura cubista que exaltaba la luz y el color. El Apollinaire más divertido recurrió a un mito superantiguo que manejaba la lira clásica como Paco de Lucia tocaba la guitarra española, Orfeo. Verás, el Orfismo consiste en pintar nuevos conjuntos con elementos que no se escogen de la realidad visual. Es arte puro, abstracción.

Amadeo de Souza-Cardoso

Amadeo de Souza-Cardoso. Estudio B (Étude B), 1913. Óleo sobre lienzo. Museo Colouste Gulbenkian

El comienzo de la I Guerra Mundial pilló al matrimonio Delaunay en Hondarribia, Guipúzcoa, donde coincidieron con el pintor mexicano Diego Rivera. En aquella época llevaban casados 4 años, tenían un hijo y habían creado sus primeras obras abstractas. Incluso Robert Delaunay había logrado realizar algunas exposiciones en París, entre las que destacaba la del Salón de los independientes de 1904.

Las actividad artística del matrimonio por España y Portugal fue intensa y fructífiera, y duró hasta 1921. Más tarde contarían a sus amigos de París que quedaron fascinados por la luz cálida y limpia de Portugal. Imagino que fue el motivo principal para que decidieran, al final del viaje, saturar sus lienzos con colores puros utilizando la técnica de la encáustica (usar cera como aglutinante de los pigmentos). Durante el viaje por Portugal, el matrimonio se rodeó de intelectuales como Francis Picabia, Diego Rivera, Fernando Pessoa o Amadeo de Souza-Cardoso, contribuyendo de forma decisiva a la formación del grupo Orfeu.

Robert Delaunay

Robert Delaunay- Naturaleza muerta portuguesa (Nature morte portugaise), 1915. Óleo, témpera y cera sobre lienzo. Musée Fabre, Montpellier Mediterranée Métropole

En Madrid, Sonia Delaunay abrió una tienda de diseño y moda para la alta sociedad del momento con sucursales en Bilbao, San Sebastián y Barcelona. Y participó en diferentes espectáculos diseñando los decorados y vestuarios de los ballets de Diaghilev, un ruso que estaba de gira por Europa. El éxito de Sonia fue bastante superior al de Robert gracias a sus trabajos como diseñadora de textiles y espectáculos.

Aunque al final ambos definieron el viaje por la península ibérica como: “un día de fiesta de un largo verano largo”. 

Una historia supercuriosa ¿No te parece?

Separador 0000003

P.D: Colega, en Mi Kitsch Kitchen tenemos problemas. La Xina se ha cansado de Pepito Piscinas y se ha emperrado en volver con el escritor torturado; la ex novia le está mandando un montón de recados a través de Fernandito, el hijo pequeño de la vecina del sexto.

Menos mal que El CEO está logrando interceptar todos los mensajes y el escritor torturado sigue en estado de babia. (Fernandito es supercolega de José Luis porque ambos son miembros honoríficos de la Fraternidad del Club PlayStation Bell Ver).

c51c0000-3b4e-44d6-8ba1-7b5916d3d63b

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Trivialidades

Tags

,