MI KITSCH KITCHEN, Palma, 22 de mayo de 2018

Mis tonterías,

Ayer tuvimos una movida ochentera en la cocina. Verás, la fiesta comenzó de madrugada, cuando la Xina envió un wasap al escritor torturado. Era muy tarde, como las cinco de la mañana, y estábamos amodorrados. Bueno, todos no, porque Mario Huamán Salazar, el escritor torturado, tiene el horario superdesacompasado y a esa hora siempre le pillas escribiendo el ensayo del trillón de palabras sobre “Cervantes y el origen mozárabe del barrio de San Blas”.

Puedo asegurarte que fuimos incapaces de evitar la hecatombe, que la pareja de tórtolitos, nuestros Alfred y Amaya, se encontraran en el Bar Cala Canta de Ciudad Jardín el penúltimo lunes de mayo a la hora nona, ya sabes, el restorán de la esquina que tiene esas vistas tansuperdivinas a la bahía de Palma.

La cita no hubiera tenido la mayor importancia sino fuera porque ayer el editor invitó al CEO y al exorcista a tomar unas birras ¿Y a que no adivinas donde acabaron los tres? Cuando Mario les vio aparecer casi se muere del susto. El editor dice que se puso más rojo que un Ferrari escarlata porque cuando entraron la Xina le estaba limpiando una mancha invisible de la comisura de la boca con el pulgar de la mano derecha, ya sabes, realizando ese gesto tansupercariñoso que usan tooooodas las mamás del mundo y que consiste en inmovilizar tu cara con una mano mientras con el pulgar de la otra, superempadado de saliva, lo restriegan por tu mejilla.

¡Jefa!-chilla el editor, que entra en la cocina con un montón de ArtNews atrasados,–¡Tienes que pedir una cita al psicólogo argentino del tercero izquierda!– dice mientras deja las revistas sobre la mesa,–porque el escritor torturado acabará peor que el prota de Cumbres Borrascosas. A propósito ¿Sabes por qué Warhol eligió la Caja Brillo en vez de la Caja Fairi o la Caja Mister Proper? Es que llevo toda la noche dando vueltas a este asunto…

Andy Warhol-Cinco Cajas Brillo y Dos Cajas Heinz

Andy Warhol Cinco Cajas Brilloy realizadas con polímero sintético y tintas serigráficas sobre madera, 1964-1968. Museo Coleçao Berardo, Lisboa. Dos Cajas de Ketchup Heinz realizadas con tinta serigráfica y pintura domestica sobre madera contrachapada, 1964. The Andy Warhol Museum, Pittsburgh

Andy Warhol expuso sus famosas Cajas Brillo en la Stable Gallery de Nueva York en 1964, unas cajas de estropajos que se pueden encontrar en cualquier supermercado de yankilandia. Of course, el concepto artístico no era exponer las auténticas sino otras iguales de madera algo más grandes con el logotipo estampado en serigrafía. Las originales, es decir, las del supermercado, eran un diseño de James Harvey, un artista ligado al expresionismo abstracto y las action-paiting.

Lo cierto de la historia es que James Harvey miraba el Pop Art con bastante desprecio. El colega pensaba que sus practicantes solo querían recrear imágenes de forma simplista en vez de preocuparse en canalizar las profundidades del alma como hacían ellos, los expresionistas abstractos. “No puedo relacionarme con Andy Warhol como pintor”, cuentan los cotillas del arte que le comentó al coleccionista Richard Brown Baker un año antes de que Warhol se apropiara de su caja brillo. Este es un dato comprobable en la Wikipedia: el artista James Harvey consideraba el Pop Art como “un movimiento anti-arte”.

Sin embargo, cuando ves las Cajas Brillo de Warhol apiladas en un museo siempre piensas: ¡Ostras! El Arte ha cambiado mogollón. En ese instante eres consciente de que la belleza del Impresionismo está demodé, la profundidad existencial del expresionismo abstracto anticuada y la originalidad del cubismo olvidada. En fin, que te das cuenta en un plis plas de que la Modernidad está pasada de moda, me refiero a que está pasada de moda como está pasado de moda el barroco italiano y el siglo de oro español.

Aunque he de reconocer que Andy Warhol aportó al mundo del arte dos conceptos artísticos muy novedosos: El concepto del Simulacro y el concepto de la Apropiación. Simulacro porque las Cajas Brillo son un objeto común de la vida cotidiana que se han incorporado al mundo del arte sin apenas discusión y apropiación porque Warhol fusiló sin remordimientos el diseño comercial de James Harvey.

Verás, lo que quiero expresar es que si a principios del siglo XX  Marcel Duchamp destruyó el concepto de la Estética con sus Ready Mades, a mitad del siglo XX Andy Warhol consiguió cuestionar el asunto de qué es verdad y qué es realidad con sus sopas Campbell. El crítico de arte y filósofo norteamericano Arthur C. Danto escribió una teoría superchula donde demostraba el porqué las Cajas Brillo de Warhol son arte a pesar de ser casi iguales a las cajas brillo de James Harvey. El artículo se titula “El mundo del arte”

“las Cajas Brillo de Warhol son arte porque se producen en un contexto teórico, el del mundo del arte, sin el cual no pueden ser percibidas ni interpretadas como arte. Sólo en ese contexto, las cajas de Warhol tienen significado y exigen una interpretación”.

Lo que insinúa es que el arte contemporáneo no considera que una obra de arte sea arte porque esté dotada de cualidades intrínsecas como la técnica, la estética o la espiritualidad sino porque la obra está dentro del “mundo del arte”, es decir, dentro del colectivo formado por creadores, críticos, comisarios, historiadores, museos y galeristas.

El concepto artístico sería más o menos el siguiente:

Si el mundo del arte acepta algo como arte, entonces es arte. Capisci?

En 1984 también escribió otro texto superpolémico titulado “El fin del arte” donde defiende la importancia que tienen las Cajas Brillo de Warhol por ser las últimas obras de arte posibles.

Colega, te prometo que hablaré de ese artículo otro día, del fin del arte.

Separador 0000003

P.D: Leo en un periódico digital que entre los 20 museos más visitados del mundo solo hay un español, el Museo Reina Sofia.

–No me extraña–dice el exorcista entrando en la cocina,–¿Qué enamorado del arte no ha visitado a William Kendridge?

–¡Ostras! ¡Fijaros!-exclama el editor señalando la pantalla del MacBook Air de trece pulgadas–Los ingleses tienen cinco–dice mientras abre una lata Alhambra edición especial–El Museo Británico, la Tate Modern, la National Gallery, el Museo de Historia Natural y el Victoria & Albert Museum.

–A ver…–dice el exorcista poniendo cara de “colega, es un dato bastante lógico”–¿Qué narices haces una semana en Londres? ¿Ir a la playa? 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About María Julia Bennassar

Hola! Soy María Julia, Una arquitecta técnica a la que le gusta el ARTE y escribir; suena raro, lo sé

Category

Trivialidades

Tags