MI KITSCH KITCHEN, Palma, 17 de agosto de 2018

Mis tonterías

 

Querido lector,
Acabo de enterarme de algo superinteresante, verás, esta mañana, mientras consultaba un tratado dadaísta, me topé con un notición: Giorgio De Chirico no soportaba a los Surrealistas.
Lo sé, es terrible, dicen que le molestaba mogollón la insistencia de la pandilla en mostrar su rebeldía “revolucionaria” para plasmar temas oníricos en sus pinturas, algo que consideraba frívolo y superficial. Colega, no negarás que este cotilleo es supersabroso porque confirma, sin el menor género de dudas, que De Chirico era un simbolista, a la par que un estupendo filósofo, un artista que acabó pintando como los clásicos, ya sabes, Rubens, Velázquez y Tiziano, caballos, bodegones y gladiadores, solo tienes que echar un vistazo a su obra para comprobar que está repleta de símbolos de la antigua Grecia y Roma.

También leí otro chafardeo, que era un tipo superexcéntrico que firmaba como “Pictor classicus o pictor optimus sum”, un latinajo que significa “yo soy el mejor” y que hace sospechar que era un pelín egocéntrico ¿Qué opinas?

Dicen que Roma es el centro del mundo, y que la Plaza de España es el centro de Roma, en ese sentido mi mujer y yo, vivimos en el centro del mundo.

Giorgio De Chirico dixit

Giorgio De Chirico

A la izquierda Héctor y Andrómaca, óleo realizado en 1912. A la derecha El Gran Metafísico, óleo realizado en 1917; esta última pertenecía al MoMa y fue subastada en Christie´s en 2006, comprada por un particular por algo más de siete millones de euros.

Héctor y Andrómaca y El gran Metafísico son sus dos obras maestras, pintadas sobre el 1917. La primera representa al héroe troyano y a su esposa en actitud superromática, ya sabes, acaramelados y todo eso, Héctor se despide de Andrómaca porque tiene cita con Aquiles para batirse en duelo, es otro supehéroe. Colega, no quiero ser spoiler pero la bronca acabó fatal, verás, Aquiles mató a Héctor, Andrómaca fue secuestrada y el hijo de ambos asesinado. Fue un drama megalacrimógeno.

El  Héctor y la Andrómaca de De Chirico es una pintura característica del período conocido como “Arte Metafísico“, cuya profunda y hermética simbología son aún tema de discusión entre algunos expertos. Vas a alucinar, pero verás, si te fijas en el cuadro podrás comprobar que Héctor y Andrómaca están de pie, despojados de cualquier referencia a la Ilíada de Homero y que los colores dominantes, el verde y el rojo, son los usados en las ceremonias masónicas, que el rojo es también el color mágico de los alquimistas y que la sombra que avanza por el suelo sugiere una pirámide escalonada babilónica ¿No te parece “misterioso”?

La segunda obra maestra representa un artilugio vertical formado por varias piezas metálicas en tonos rojizos y coronado por la típica cabeza “chiriquina”, oval y sin rostro. Aunque en mi opinión el misterio está claro, representa al caballo de Troya, de madrugada, antes de estallar el follón, ya sabes, me estoy refiriendo al caballo de madera que utilizaron los griegos para colarse de tapadillo en la ciudad fortificada y liar la de Dios…pero los expertos siguen diciendo que es una pintura misteriosa, qué le vamos a hacer.

Giorgio De Chirico-Interior Metafísico con Paisaje Romántico

Interior metafísico con paisaje romántico, 1968. Óleo sobre tela. © Fondacione Giorgio e Isa de Chirico, Roma. Exposición “El mundo de Giorgio De Chirico” CaixaForum

–WOW!– exclama José Luís, que está en bañador, tumbado en la hamaca que Acham Hellman instaló a principios de junio en la terraza de la cocina que da al patio de manzana,– A De Chririco le molaban las leyendas antiguas, ya sabes, los comics de superhéroes que lee el escritor torturado por las noches…

–Colega, me alegra que saques este asunto a colación porque acabo de descubrir que a Tom Cruise le gusta la Ilíada de Homero, –dice el exorcista, que está sentado en un taburete naranja enfrente de la nevera con la puerta abierta,– ¡Ostras, Pedrín, el calor es insoportable!– exclama mientras se quita la camisa negra de Tom Ford,– A que no adivinas donde localiza el superagente Ethan Hunt las instrucciones para su nueva misión…

–¿En la Ilíada de Homero? ¿Sí? ¡Ostras, qué fuerte! Por eso nunca quiere que le doblen en las escenas de riesgo…

–¡Rayos y Centellas! Pues debería ir con cuidado, la edad no perdona, aunque seas un superhéroe…

Batuadei! ¿Lo decís en serio? ¿A Tom Cruise le mola Homero?–pregunta el escritor torturado, que tiene los pies metidos en un barreño de plástico de color rosa chicle repleto de cubitos de hielo –¡Vaya! I´m fliping in colors, jamás hubiera imaginado que le gustara leer, esta noche consultaré el Google para ver si pertenece a un club de lectura, si no le invitaré al de Can Sales…

–¡Qué curioso!,-–exclama el exorcista, que está revisando el artículo del editor–Giorgio De Chirico inventó la pintura metafísica.

-What?- pregunta el escritor torturado- Qué invento la pintura ¿Qué?

-Metafísica, ME-TA-FÍ-SI-CA

Giorgio De Chirico-Combate de gladiadores

Combate de gladiadores, 1969. Óleo sobre tela. Fondazione Giorgio e Isa de Chirico. Roma. Exposición “El mundo de Giorgio De Chirico” CaixaForum

 

Colega, no te asustes tan pronto y sigue leyendo porque las afirmaciones metafísicas carecen de sentido o significado, y aún teniéndolo, significado, digo, te sería imposible averiguar cuales son verdaderas y cuales falsas. Es curioso, aunque absurda, el hombre siente una predisposición natural hacia la Metafísica. El filósofo Arthur Schopenhauer definió al ser humano como “un animal metafísico” y Kant llegó a decir que esta materia era “Una necesidad inevitable para el hombre”. En resumen, en todas las épocas hay superhéroes que se rayan pensando que la guerra de Troya fue un combate como la guerra de las galaxias y la Odisea, el regreso a casa de la nave Enterprise.

Aunque, of course, no fue el caso de Giorgio De Chirico, que inició sus experiencias de pintura metafísica en 1911 y con veintitrés años pintó las plazas vacías de Turín y Ferrara, escenarios fantásticos donde los volúmenes y espacios adquieren una naturaleza extracorpórea y las figuras humanas aparecen distantes, informes y sin rostro. En 1915 conoció al pintor futurista Carlo Carrá, en un hospital militar de Ferrara donde ambos estaban recuperándose de unas heridas de guerra, y dos años más tarde, en 1917, junto al hermano pequeño de De Chirico, Andrea, un tipo tan estrafalario como su hermano, conocido por el pseudónimo de Alberto Servinio, establecieron las bases del “Arte Metafísico“, un arte dedicado a expresar la dimensión no racional de la existencia.

A partir de ese momento De Chirico emprendió la práctica de un nuevo ideario mediante la construcción de espacios mágicos y fantásticos donde sitúa objetos inexistentes y personajes irreales. Aunque para valorar en toda su dimensión su “asombroso talento”, es superimportante recordar que ese mismo año, en 1917, el poeta Guillaume Apollinaire inventó el término Surrealismo. Un movimiento literario que llegaría a la pintura algo más tarde; dato que demuestra, inequívocamente, que De Chirico no estuvo influido por el Surrealismo, sino que ocurrió lo contrario, fue un precursor. Cuando en 1924 aterrizó en París, Gullaume Apollinaire y Louis Aragon estaban publicando “La revolución surrealista”, un movimiento cultural que pretendía conmocionar los cimientos de la creación artística. Ambos poetas recibieron a De Chirico en París con los brazos abiertos y este participó en varios números de su revista y en la primera exposición de la galería Pierre en 1925.

Pero el excéntrico pintor no tardó en sentirse incómodo con el cerrado grupo y ambos acabaron fatal, como el rosario de la aurora. En 1926, André Breton le acusó de “Sustituir la inspiración de los sueños por la respiración artificial de la pintura” y él respondió calificando a los Surrealistas de “personas necias y hostiles”.

Giorgio De Chirico se separó del grupo surrealista abandonando los aspectos más formales de la pintura metafísica, aunque el resto de su obra continúo siendo un “enigmático” misterio.

Aunque en mi opinión, es solo la representación de un nostálgico homenaje a los recuerdos y lecturas de su adolescencia en Atenas, no olvidemos que De Chirico era griego, y colega ¿A que escritor adoran los griegos? ¿A Dan Brown? Puedo asegurarte que los hermanos del Adriático no admiten las bromas sobre La Ilíada y la Odisea, ni sobre Homero, allí se toman a los superhéroes superenserio, vamos, igual que un judío ortodoxo se cree a pies juntillas la Biblia. A propósito ¿Por qué piensas que el parlamento europeo está en Bélgica? Que yo sepa, allí nunca han residido superhéroes…

–Buddy– dice el exorcista mientras abre el grifo de la manguera para darse una ducha fría,– si observas el mapa de Europa comprobarás que Bélgica está situada en el centro, fue cuestión de lógica.

–¿En serio? ¿Solo porque está en el centro?–exclama José Luís, mientras abre una lata de Coca-Cola, –Pues hubiera preferido que estuviera en una esquina…

–No sé, es superextraño– dice el escritor torturado, bostezando, – ahí hay gato encerrado…

Separador 0000003

P.D: Informamos a los lectores que la exposición El Mundo de Giorgio De Chirico estará en CaixaForum Palma hasta el 11 de noviembre.  Una exposición que puede resultar confusa al no estar los originales que pintó a principios del XX, los únicos realmente interesantes, todo hay que decirlo, sino unos auto-falsos que realizó entre los 60 y 70.

Colega, Giorgio De Chirico es reconocido en el mundo del arte como exponente de la pintura metafísica, un período de las Vanguardias bastante corto, el resto de su pintura, siento decirlo, no tuvo mayor éxito de crítica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About achamhellman

Descubriendo el Mundo de nuevo, tras un largo descanso

Category

Arte

Tags

, ,